Holocausto TV

Llegó la fecha, la hecatombe, el peor de los presagios por fin se ha cumplido; ni Maussán pudo haber imaginado en sus retorcidas teorías de conspiración extraterrestre esta magnitud apocalíptica; llegó la hora y las bajas serán por miles, si no por millones. El gobierno, como nunca antes, ha destinado presupuestos millonarios para informar a la población el hecho inminente e inaplazable; las televisiones analógicas dejarán de recibir señal y serán devueltas de golpe a la era del oscurantismo, al medievo tecnológico.
No podía caer peor tragedia al  vapuleado pueblo mexicano, mira que desenchufarse de un día para otro de la caja idiota que por años ha mantenido la paz y la armonía. Si no fuera por la cajita, no habría el control que hoy se tiene sobre las creencias, lo bueno, lo malo, la justicia, la cultura -o incultura-, no estaríamos cortados por la misma tijera para actuar en ordas borreguezcas y tener los mismos mexicanos gustos: marcas, ropa, bebida, comida y hasta la creación de una teoría social sin precedentes que rebasa el descubrimiento del  genoma humano, en la que dependiendo el equipo de fútbol al que se siga, definirá las particularidades raciales, profesión, éxito, nivel socio económico y hasta preferencia sexual.
Hoy las luces de alarma se encienden; si es necesario cortarle al presupuesto de educación para regalar pantallas -por que hoy no se llaman televisiones, si no pantallas-, se hará, sin duda. Es mucho mas peligroso tener al pueblo off line que sin medicinas; no vaya siendo que al desconectarse del cerebro central la gente por fin se percate que fuera de la programación de lunes a domingo, la realidad se vive en un mundo post apocalíptico en dónde; a diario brotan ejecutados, robos multitudinarios, basureros ocultos debajo de lujosos edificios corporativos, líderes políticos que se postulan al poder una y otra vez, estrellas infantiles de televisión con 80 años y la mitad de ellos al aire, bombazos terroristas en zonas de lujo, ordas de mochileros centroamericanos pidiendo comida en cada semáforo, guarderías que se incendian, líderes petroleros, publicación mas vendida TV y Novelas; y entonces si,  es momento, nos ha cargado a todos el destino.
Demencial  cuidado y  preocupación para que todos tengan acceso nuevamente a la señal, no vaya siendo que nos quedemos sin la Rosa de Guadalupe, sin Sabadazo, sin ventaneando, sin Laura, sin miles de horas de infames comerciales seguidos al día, sin el dispendio bárbaro de nuestra democracia mediática y ¿si este oscurantismo digital nos fuera haciendo por error coger un libro? -Dios nos libre-.
Seriamente: El escenario es de un  surrealismo que no alcanzamos a dar cuenta de la magnitud y la importancia de mantener “enchufada” a la gente, de otra forma la miseria contrastaría cataclísmicamente con la opulencia e impunidad de otros, implocionaría como  hoyo negro, llevándose a los abismos toda materia a su paso; es un sueño, una pesadilla que pareciera a ratos real y a la que poco a poco nos acostumbramos, aceptamos, hacemos broma, meme y finalmente a formar parte de la central televisiva por la que se reciclan nuestras conciencias en favor del poder y la acumulación mórbida.

Súper Poderes

Humilde, sufrido, hecho a si mismo dentro de un mundo cruel, sanguinario, idealizado. Dinero a raudales, ganancias cuya magnitud desborda a la ficción y desangra a la realidad. Vivir entre lujos, excesos, autos, mujeres, armas, drogas,yates, aviones; todo lo que el dinero puede comprar. Poder clandestino, poder puro que traspasa el subsuelo para emerger a la superficie y tocar de una u otra forma a las personas de a pie, a las personas comunes y corrientes que solo viven de algunas monedas al mes y con todo el peso de los impuestos sobre sus hombros; ISR, IVA, tenencias, luz, agua, teléfono, IEPS, impuestos sobre impuestos, peajes, impuestos por hospedaje, impuesto por nómina, seguro social, predial, limpieza de calles, recolección de basura; seguro estoy que debe haber miles de impuestos y de derechos mas, que mi pobre imaginación no alcanza siquiera a vislumbrar.
Que queda, sobrevivir al día a día, a la rutina, al mundo real que exprime, pero también a un mundo de ficción que en ratos le hace soñar y a través de personajes de televisión o noticias, lograr una vida idílica en el que se es libre, es escuchado, se hace respetar, su deseo es orden cumplida.
Un lugar en el que se adquieran súper poderes para terminar con la impotencia,frustración, carencias y falta de oportunidades; súper poderes: poder cambiar todo lo que no gusta, lo que merece ser removido y castigado; de golpe acabar con toda la injusticia individual y colectiva. Ese lugar no existe mas que en la íntima imaginación de las personas; es de llamar la atención hoy día como Vox Populi en redes sociales y cualquiera otro medio de manifestación espontánea, se habla de lo mal que está el gobierno, de la capacidad intelectual del Presidente, de los excesos de la corte; son lo peor de lo peor de la basura social desde que tomaron poder. Y al otro lado del purgatorio, de alguien que escapa por segunda vez de prisiones de alta seguridad, nadie se atreve a decirle héroe, ídolo o redentor patrio, pero hay un velo de admiración, de respeto, de aspiración para desafiar al gobierno; como si en el fondo la gente quisiera ser aquel Varón que todo lo puede, que tiene recursos ilimitados para enfrentar al monstruo  tricolor de mil cabezas. ¿A poco no conoces a muchas personas que ven la serie el señor de los cielos? -por nombrar una de varias con los mismos temas-, El anti héroe, quieres que tenga éxito, que elimine a los que se interponen en su camino, hasta con malos ojos llegas a ver al paladín Mejía, a veces hasta mal cae su mojigatería justiciera ; que sentimiento tan contradictorio en esta paradoja de  ficción; ¿como?: quieres que los malos se salgan con la suya. ¿porque tienen tanto éxito?, ¿por que siguen saliendo tantas mas en la televisión o medios?. Seguro en el fondo desearíamos ser alguien mas que no somos para tener el poder de cambiar lo incambiable.
Extraños que somos acá en México, pareciéramos vivir en un eterno sueño vuelto pesadilla, aquel en el que corres y corres, por mas que te esfuerzas pareces quedar en el mismo lugar mientras la “cosa” te alcanza para devorarte; solo te detienes cuando crees haberte librado de la amenaza, para despertar y darte cuenta que sigues en 2015, el dólar avanza, tu trabajo pende de un hilo, tu sueldo está hipotecado por los próximos 20 años y el chapo, igual que el Nagual y el chupacabras son el “hilo rojo en el dedo” que nos recuerdan volver al mundo del que venimos.